El TS reitera que un niño inmigrante con pasaporte no puede ser sometido a pruebas de determinación de edad

                                                 www.juristasasociados.com

La denuncia de un menor gambiano que, a pesar de estar en posesión de un pasaporte válido, fue sometido a pruebas médicas cuyo resultado determinó que no era menor de edad, ha dado lugar a una nueva sentencia del TS en la que reitera: en estos casos, la edad del niño queda acreditada por la documentación, y, por tanto, no puede ser sometido a este tipo de pruebas…

El TS reitera en esta nueva sentencia, de fecha 22 de mayo de 2015, que los niños extranjeros que se encuentran en España sin compañía de un adulto que tengan un pasaporte expedido en su país de origen no pueden ser considerados "indocumentados" a efectos de practicarles pruebas médicas para determinar su edad.
La jurisprudencia dictada por el mismo TS, estableció que estas pruebas determinación de la edad que van desde reconocimiento de los genitales y la dentadura hasta radiografías, no pueden realizarse "indiscriminadamente": si tiene una partida de nacimiento o un pasaporte en el que figure su minoría de edad, esta quedará acreditada.
La doctrina del TS
La Sentencia TS (Sala 1.ª) de 23 septiembre 2014, Rec.1382/2013, fija como doctrina jurisprudencial la siguiente: el inmigrante de cuyo pasaporte o documento equivalente de identidad se desprenda su minoría de edad no puede ser considerado un extranjero indocumentado para ser sometido a pruebas complementarias de determinación de su edad, pues no cabe cuestionar sin una justificación razonable por qué se realizan tales pruebas cuando se dispone de un pasaporte válido. Por tanto, procede realizar un juicio de proporcionalidad y ponderar adecuadamente las razones por las que se considera que el documento no es fiable y que por ello se debe acudir a las pruebas de determinación de la edad. En cualquier caso, ya se trate de personas documentadas como indocumentadas, las técnicas médicas, especialmente si son invasivas, no podrán aplicarse indiscriminadamente para la determinación de la edad.
Lo que dice la normativa
El Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009, regula en su art. 190 los supuestos en que se precisa determinar la edad de menores indocumentados:
« Artículo 190 Determinación de la edad
1. Cuando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad localicen a un extranjero no acompañado cuya minoría de edad sea indubitada por razón de su documentación o de su apariencia física, éste será puesto a disposición de los servicios de protección de menores competentes, poniéndose tal hecho en conocimiento del Ministerio Fiscal. Los datos de identificación del menor serán inscritos en el Registro de Menores Extranjeros No Acompañados.

En el caso de que la minoría de edad de un extranjero indocumentado no pueda ser establecida con seguridad, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en cuanto tengan conocimiento de esa circunstancia o localicen al supuesto menor en España, informarán a los servicios autonómicos de protección de menores para que, en su caso, le presten la atención inmediata que precise de acuerdo con lo establecido en la legislación de protección jurídica del menor.
Con carácter inmediato, se pondrá el hecho en conocimiento del Ministerio Fiscal, que dispondrá, en el plazo más breve posible, la determinación de su edad, para lo que deberán colaborar las instituciones sanitarias oportunas que, con carácter prioritario y urgente, realizarán las pruebas necesarias. (…)»
El supuesto de hecho
En este caso, el pronunciamiento de la Sala de lo Civil del Supremo estima un recurso de casación y un recurso extraordinario por infracción procesal contra una sentencia dictada en la Audiencia de Barcelona el 29 de enero de 2014 a raíz de la denuncia que un menor gambiano interpuso contra la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia de la Generalitat de Cataluña.
Conforme explica la sentencia, el menor fue sometido a una serie de pruebas médicas a partir de las cuales Fiscalía decretó que tenía más de 19 años y la DGAIA cesó la tutela sobre él. Poseía un pasaporte válido expedido en su país de origen que acreditaba su fecha de nacimiento y el documento no fue impugnado, sin embargo, se dio validez a lo que determinaron los resultados médicos.
La sentencia del TS reitera: "El inmigrante de cuyo pasaporte o documento equivalente de identidad se desprenda su minoría de edad no puede ser considerado un extranjero indocumentado para ser sometido a pruebas complementarias de determinación de su edad, pues no cabe cuestionar sin una justificación razonable por qué se realizan tales pruebas cuando se dispone de un pasaporte válido", dice el Supremo. (EUROPA PRESS)